Categorías
higado

08. Tasas de supervivencia del cáncer de hígado

Tasa de Supervivencia del Cáncer de Hígado

Las tasas de supervivencia proporcionan una idea del porcentaje de personas con el mismo tipo y etapa de cáncer que siguen vivas durante cierto tiempo (generalmente 5 años) después del diagnóstico. Estas tasas no pueden indicar cuánto tiempo usted vivirá, pero pueden ayudarle a tener un mejor entendimiento de cuán probable es que su tratamiento sea eficaz.

Tenga en cuenta que las tasas de supervivencia son cálculos que a menudo se basan en los resultados previos de un gran número de personas que padecieron un cáncer específico; sin embargo, no pueden predecir lo que sucederá en el caso particular de una persona. Estas estadísticas pueden ser confusas y pueden ocasionar que tenga más preguntas. Hable con su médico para saber cómo puede que estas estadísticas se apliquen a usted, ya que él o ella está familiarizado con su situación.

¿Qué es tasa relativa de supervivencia a 5 años?

Una tasa relativa de supervivencia compara a las personas que tienen el mismo tipo y etapa de cáncer de hígado con las personas en la población general. Por ejemplo, si la tasa relativa de supervivencia a 5 años para una etapa específica de cáncer de hígado es 30%, esto significa que las personas que padecen ese cáncer tienen, en promedio, alrededor de 30% de probabilidades, en comparación con las personas que no padecen ese cáncer, de vivir al menos 5 años después de recibir el diagnostico.

¿De dónde provienen estos porcentajes?

La Sociedad Americana Contra El Cáncer obtiene la información de la base de datos del Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER*), mantenida por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), para proporcionar estadísticas de supervivencia para diferentes tipos de cáncer.

La base de datos de SEER lleva un registro de las tasas relativas de supervivencia a 5 años para el cáncer de hígado, basándose en cuán lejos se ha propagado el cáncer. Sin embargo, la base de datos de SEER no agrupa a los cánceres según el sistema de estadificación TNM del AJCC (etapa 1, etapa 2, etapa 3, etc.). En cambio, divide a los grupos de cánceres en etapas localizadas, regionales y distantes:

  • Localizado: no hay signos de que el cáncer se haya propagado fuera del hígado. Esto incluye a los cánceres en etapas I, II y algunos en etapa III del AJCC. Esto incluye a una amplia variedad de cánceres, algunos de los cuales son más fáciles de tratar que otros.
  • Regional: el cáncer se ha propagado fuera del hígado hacia estructuras o ganglios linfáticos cercanos. Esto incluye a algunos cánceres que están en etapa III, así como cánceres en etapa IVA del sistema AJCC.
  • Distante: el cáncer se ha propagado a partes distantes del cuerpo, como a los pulmones o a los huesos. Esto incluye a cánceres en etapa IVB.

Tasas relativas de supervivencia a 5 años del cáncer de hígado

Cifras en base a personas diagnosticadas con cáncer de hígado (o intrahepático de los conductos biliares) entre 2012 y 2018.

Etapa SEER

Tasa relativa de supervivencia a 5 años.

Localizado

36%

Regional

13%

Distante

3%

Todas las etapas SEER combinadas.

21%

*SEER = Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales.

En general, las tasas de supervivencia son mayores para las personas que pueden someterse a cirugía para remover sus cánceres, independientemente de la etapa. Por ejemplo, los estudios han demostrado que los pacientes con pequeños tumores resecables (que se pueden extraer) que no presentan cirrosis u otros problemas graves de salud, tienen una probabilidad de responder bien si sus cánceres son extraídos. Para las personas con cánceres de hígado en etapa inicial que se someten a un trasplante de hígado, la tasa de supervivencia a 5 años se encuentra entre 60% y 70%.

Cómo entender los porcentajes.

  • Las personas que en la actualidad reciben un diagnóstico de cáncer de hígado pueden tener un mejor pronóstico de lo que muestran estos porcentajes. Los tratamientos han mejorado con el pasar del tiempo, y estos porcentajes se basan en personas que fueron diagnosticadas y tratadas al menos cinco años antes.
  • Estos porcentajes se aplican solo a la etapa del cáncer cuando se hizo el diagnóstico por primera vez. No se aplican más adelante si el cáncer crece, se propaga o regresa después del tratamiento.
  • Al calcular estos porcentajes, no se tomaron en cuenta todos los factores. Las tasas de supervivencia se agrupan en función de cuán lejos se ha propagado el cáncer, pero su edad, su salud en general, qué tan bien responda al tratamiento contra el cáncer, y otros factores también pueden afectar su pronóstico.
Categorías
higado

07. Tratamiento del cáncer de hígado

Tratamiento para el Cáncer de Hígado

Existen muchas opciones derramamientos para el Cáncer de Hígado. En este artículos vamos a explorar algunas de ellas.

Ablación para el cáncer de hígado.

La ablación destruye el tumor del hígado sin extirparlo. 

Es una opción importante para las personas en las que han fallado la quimioterapia o la radioterapia o que no son candidatos a cirugía. 

 La ablación se emplea mejor para tumores que miden menos de 3 cm de ancho (un poco más de una pulgada). Para tumores que miden un poco más (de 1 a 2 pulgadas, o de 3 a 5 cm de ancho), se puede usar junto con la embolización. Debido a que la ablación a menudo destruye algo del tejido normal que rodea el tumor, puede que ésta no sea una buena opción para tratar los tumores cercanos a los principales vasos sanguíneos, al diafragma, o a las vías biliares principales.

Las personas que reciben este tipo de tratamiento por lo general no necesitan hospitalización. A menudo, la ablación se puede hacer sin cirugía mediante una aguja o una sonda insertada en el tumor a través de la piel. La aguja o sonda es guiada hacia el lugar usando una ecografía o una CT. A veces, sin embargo, para asegurarse de que el tratamiento está dirigido al lugar correcto, la ablación se puede hacer en el quirófano bajo anestesia general y puede necesitarse una incisión (corte) como la de una hepatectomía parcial.

 

Ablación por radiofrecuencia.

La ablación por radiofrecuencia es uno de los métodos de ablación más comunes para los tumores pequeños. Utiliza ondas de radio de alta energía. El médico inserta una sonda delgada parecida a una aguja en el tumor a través de la piel. Entonces se pasa una corriente eléctrica de alta frecuencia a través del extremo de la sonda, lo que calienta el tumor y destruye las células cancerosas.

 

Video 2. Testimonial radiofrecuencia.

Ablación por microondas.

 La ablación por microondas utiliza la energía de las ondas electromagnéticas para calentar y destruir el tumor usando una sonda.

Esta técnica se realiza a través de una pequeña incisión en la piel y se puede realizar con anestesia local o general, dependiendo del caso. La ablación por microondas se considera una opción de tratamiento efectiva para tumores pequeños o en etapas iniciales, y puede ser utilizada en pacientes que no son candidatos para la cirugía o en combinación con otros tratamientos.

La ablación por microondas ha demostrado ser una opción de tratamiento segura y eficaz para el cáncer de hígado en México y en otros países. Los estudios clínicos han mostrado tasas de éxito en la destrucción del tumor de hasta el 90%, con tasas de recurrencia bajos en comparación con otros métodos de tratamiento. Además, la ablación por microondas suele tener menos efectos secundarios y una recuperación más rápida en comparación con la cirugía y otros procedimientos invasivos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la ablación por microondas puede no ser adecuada para todos los casos de cáncer de hígado. La selección del tratamiento adecuado debe basarse en la etapa y características del tumor, la salud general del paciente y la evaluación clínica del equipo médico especializado.

Video 3. Webinar ablación por microondas.

Crioablación.

La crioablación destruye un tumor mediante congelación usando una sonda de metal delgada. La sonda se guía hacia el tumor y luego se pasan gases muy fríos a través de la sonda para congelar el tumor, lo que provoca la muerte de las células cancerosas.

Es importante destacar que el éxito de las técnicas de ablación de tumores en el tratamiento del cáncer de hígado en México también depende del diagnóstico temprano y de la selección adecuada de los pacientes candidatos a estas terapias. La evaluación integral del paciente, incluyendo su estado de salud general, el tamaño y la ubicación del tumor, y la etapa del cáncer, son factores importantes a considerar para determinar la mejor opción terapéutica.

 

Video 1. Crioablación para el tratamiento de tumores primarios de hígado y metástasis hepáticas.

Cirugía para el cáncer de hígado.

La mejor opción para curar el cáncer de hígado consiste en una resección quirúrgica (extirpación del tumor con cirugía) o un trasplante de hígado. Si la extirpación de todo el cáncer en el hígado es finalizada, usted tendrá el mejor pronóstico. Los cánceres de hígado pequeños también se pueden curar con otros tipos de tratamiento, como la ablación o la radiación. 

Hepatectomía parcial.

Una hepatectomía parcial es una cirugía para extraer el hígado por completo. Solo las personas con buena función hepática que están lo suficientemente sanos como para la cirugía y que tienen un solo tumor que no ha crecido en los vasos sanguíneos puede someterse a esta operación.

Primero se realizan estudios por imágenes, como CT o MRI con angiografía, para ver si el cáncer se puede extraer completamente. Aun así, algunas veces se descubre durante la cirugía que el cáncer es demasiado grande o se ha propagado muy lejos como para extraerlo de modo que la cirugía planeada no se puede llevar a cabo.

En alguien con cirrosis grave, la extirpación de incluso una pequeña cantidad de tejido del hígado en los bordes de un cáncer podría no dejar suficiente hígado como para desempeñar las funciones importantes.

Normalmente, las personas con cirrosis son candidatas para la cirugía cuando tienen un tumor único (que no ha crecido en los vasos sanguíneos) y cuando se estima que seguirán teniendo una cantidad razonable de función hepática (al menos 30%) después de la extirpación del tumor. Los médicos a menudo evalúan esta función al asignar la puntuación “Child-Pugh, que mide la cirrosis según ciertas pruebas de laboratorio y síntomas.

Los pacientes en clase A de la puntuación Child-Pugh tienen más probabilidad de tener suficiente función hepática para someterse a una cirugía. Los pacientes en clase B tienen menos probabilidad de poder someterse a cirugía. Por lo general, la cirugía no es una opción para pacientes en clase C.

 

Posibles riesgos y efectos secundarios.

La resección del hígado es una operación mayor que sólo debe ser realizada por cirujanos con experiencia y capacitación. Debido a que las personas con cáncer de hígado generalmente presentan otros problemas hepáticos además del cáncer, los cirujanos tienen que remover suficiente hígado para tratar de eliminar todo el cáncer, pero también dejar suficiente hígado para su función.

  • Sangrado: una gran cantidad de sangre pasa a través del hígado, y una hemorragia después de la cirugía es una preocupación mayor. Además, el hígado normalmente produce sustancias que fomentan la coagulación sanguínea. El daño al hígado (tanto antes de la cirugía como durante la cirugía) puede contribuir a problemas potenciales de sangrado.
  • Infección
  • Complicaciones de la anestesia
  • Coágulos sanguíneos
  • Pulmonía
  • Nuevo cáncer de hígado: Debido a que el hígado restante aún contiene la enfermedad subyacente que condujo al cáncer, algunas veces se puede presentar otro cáncer de hígado después.

Trasplante de hígado.

Cuando está disponible, un trasplante de hígado puede ser la mejor opción para algunas personas con cáncer de hígado. Los trasplantes de hígado pueden ser una opción para las personas que tengan tumores que no se pueden extirpar con cirugía, ya sea debido a la localización de los tumores o debido a que el hígado está tan afectado como para que el paciente soporte la extirpación de parte de este. En general, se hace un trasplante para tratar a pacientes con tumores pequeños (ya sea un tumor que mide menos de 5 cm de ancho o de dos a tres tumores que miden menos de 3 cm) que no han crecido hacia los vasos sanguíneos adyacentes. En pocas ocasiones, también puede ser una opción para pacientes con cánceres resecables (cánceres que se pueden extraer completamente). Con un trasplante, no sólo se reduce significativamente el riesgo de un segundo cáncer de hígado, sino que el hígado nuevo funcionará normalmente.

La mayoría de los hígados usados para trasplantes provienen de personas que han acabado de fallecer. Sin embargo, algunos pacientes reciben parte de un hígado para trasplante proveniente de un donante vivo (generalmente un familiar cercano). El hígado puede regenerar algo de su función perdida con el paso del tiempo si parte de este se ha extraído. Aun así, la cirugía conlleva algunos riesgos para el donante.

Las personas que necesitan un trasplante tienen que esperar hasta que un hígado esté disponible, y esto puede ser demasiado tiempo para algunas personas con cáncer de hígado. En muchos casos, una persona puede recibir otros tratamientos, como embolización o ablación, mientras espera por un trasplante de hígado. O los médicos podrían sugerir primero cirugía u otros tratamientos y luego un trasplante si el cáncer regresa.

 

Posibles riesgos y efectos secundarios

Al igual que la hepatectomía parcial, un trasplante de hígado es una operación compleja con riesgos graves y solo debe llevarla a cabo un cirujano con experiencia y capacitación. Algunos posibles riegos son:

  • Sangrado
  • Infección: a las personas que reciben un trasplante de hígado se les administran medicamentos que ayudan a suprimir sus sistemas inmunitarios para prevenir que sus cuerpos rechacen un nuevo órgano. Estos medicamentos conllevan sus propios riesgos y efectos secundarios, especialmente el riesgo de contraer infecciones graves. Al suprimir el sistema inmunitario, estos medicamentos también pueden permitir que cualquier cáncer de hígado que se haya propagado fuera del hígado crezca aún más rápidamente que antes. Algunos de los medicamentos usados para prevenir el rechazo del nuevo órgano también pueden causar hipertensión arterial, colesterol alto y diabetes; pueden debilitar los huesos y los riñones, e incluso pueden inducir un nuevo cáncer.
  • Coágulos sanguíneos
  • Complicaciones de la anestesia
  • Rechazo del hígado nuevo: después del trasplante de hígado, se hacen regularmente los análisis de sangre para saber si hay signos de que el organismo está rechazando el nuevo órgano. Algunas veces, también se hacen biopsias del hígado para saber si está ocurriendo el rechazo y si son necesarios cambios en los medicamentos que previenen el rechazo.

Radioterapia para el cáncer de hígado.

La radioterapia utiliza rayos X o partículas de alta energía para destruir las células cancerosas. Puede que no sea una buena opción para algunos pacientes cuyos hígados han sido afectados significativamente por enfermedades como la hepatitis o la cirrosis.

La radiación puede ser útil en el tratamiento de:

  • El cáncer de hígado que no se puede extraer mediante cirugía.
  • El cáncer de hígado que no puede tratarse con ablación o embolización o que no responde bien a esos tratamientos.
  • El cáncer de hígado que se ha propagado a otras áreas, como los huesos o el cerebro.
  • Las personas con dolor debido a los cánceres de hígado grandes.
  • Las personas con un trombo tumoral (una acumulación de células cancerosas del hígado) que bloquea la vena porta.

 

¿Cómo se administra la radioterapia?

La radioterapia de rayo externo dirige la radiación desde fuera del cuerpo hacia el cáncer. Recibir radioterapia es parecido a hacerse una radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura solo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) generalmente toma más tiempo. Con más frecuencia, los tratamientos consisten en pequeñas dosis de radiación que se administran 5 días a la semana por varias semanas.

Aunque las células cancerosas del hígado son sensibles a la radiación, se tiene mucho cuidado al planear el tratamiento para evitar dañar el tejido hepático normal tanto como sea posible. Las técnicas de radiación más recientes, como la radioterapia corporal estereotáctica (SBRT), ayuda a los médicos a atacar mejor los tumores de hígado mientras reducen la radiación a los tejidos sanos adyacentes. Esto permite que sea más eficaz y reduce los efectos secundarios. La SBRT permite que el tratamiento se complete en poco tiempo en comparación con la radioterapia de rayo externo. Esta terapia usa rayos muy enfocados de radiación en altas dosis por uno o varios días. Los rayos se dirigen al tumor desde muchos ángulos diferentes. Para poder enfocar la radiación con precisión, el cuerpo de la persona se coloca en un armazón especialmente diseñado para cada tratamiento. Este tipo de radiación se puede usar en personas con cánceres pequeños que están esperando un trasplante de hígado.

Radioembolización.

Como se mencionó en Terapia de embolización para el cáncer de hígado, los tumores en el hígado pueden ser tratados con pequeñas partículas radiactivas inyectadas en la arteria hepática. Estas partículas se alojan en el hígado cerca del tumor y emiten pequeñas cantidades de radiación que solo se desplazan a una distancia muy corta.

Posibles efectos secundarios de la radioterapia para el cáncer de hígado.

Algunos de los efectos secundarios más comunes de la radioterapia son:

  • Cambios en la piel de las áreas que reciben radiación que van desde enrojecimiento hasta ampollas y descamación
  • Náuseas y vómitos
  • Cansancio
  • Diarrea
  • Pérdida del apetito

Estos efectos generalmente desaparecen en pocas semanas de completar el tratamiento.

Un efecto secundario más grave de la radioterapia al hígado es la enfermedad hepática inducida por radiación (RILD). Comúnmente ocurre de 3 a 4 meses después del tratamiento y por lo general solo dura un cierto tiempo, pero puede ser fatal en algunos casos. Los signos y síntomas observados con la RILD pueden incluir resultados anormales de las pruebas sanguíneas del hígado, agrandamiento del hígado y bazo, ascitis (acumulación de líquido en el abdomen) e ictericia. Pregunte a su médico cuáles efectos secundarios debe esperar y cómo puede prevenirlos o aliviarlos.

 

Quimioterapia para el cáncer de hígado.

La quimioterapia (quimio) consiste en el tratamiento con medicamentos que destruyen las células cancerosas. La quimioterapia puede ser una opción para las personas con cánceres de hígado que no se pueden tratar con cirugía, no han respondido a terapias locales, como la ablación o la embolización, o cuando la terapia dirigida ya no es útil.

¿Qué medicamentos de quimioterapia se utilizan para el cáncer de hígado?

Desafortunadamente, la mayoría de los medicamentos de quimioterapia no tienen un gran efecto sobre el cáncer de hígado. Los avances recientes han demostrado que una combinación de medicamentos puede ser más útil que el uso de un solo fármaco quimioterapéutico. Aun así, estas combinaciones de medicamentos solo encogen un pequeño número de tumores, y las respuestas a menudo no duran mucho tiempo. Además, la mayoría de los estudios demuestran que la quimioterapia sistémica no ha ayudado a los pacientes a vivir por más tiempo.

Algunos de los medicamentos de quimioterapia más comunes para tratar el cáncer de hígado son:

  • Gemcitabina (Gemzar)
  • Oxaliplatino (Eloxatin)
  • Cisplatino
  • Doxorrubicina (doxorrubicina liposomal pegilada)
  • 5-fluorouracilo (5-FU)
  • Capecitabina (Xeloda)
  • Mitoxantrona (Novantrone)

En ocasiones, se usan combinaciones de dos o tres de estos medicamentos. GEMOX (gemcitabina más oxaliplatino) es una opción para las personas que son bastante saludables y pueden tolerar más de un medicamento. La quimioterapia basada en 5-FU, por ejemplo con FOLFOX (5-FU, oxaliplatino y leucovorina), es otra opción para las personas con enfermedad hepática grave.

 

Quimioterapia sistémica.

Los medicamentos se administran en una vena (IV o vía intravenosa) o por la boca. Estos medicamentos entran al torrente sanguíneo y alcanzan casi todas las áreas del cuerpo, haciendo que sean potencialmente útiles contra los cánceres que se han propagado a otras partes del cuerpo.

Para la quimioterapia IV, es necesario colocar un catéter ligeramente más grande y más resistente en el sistema venoso para administrar la quimioterapia. Estos se conocen como catéteres venosos centrales (CVC) que también se denominan dispositivos de acceso venoso central o líneas centrales. Se utilizan para administrar medicamentos, productos sanguíneos, nutrientes o fluidos directamente en la sangre. Estos catéteres también pueden usarse para la extracción de sangre que se utilizará para realizar pruebas. Existen muchas clases diferentes de CVC. Los dos tipos más comunes son el puerto y la línea PICC. 

Los doctores administran la quimioterapia en ciclos, en los que cada período de tratamiento es seguido por un período de descanso para permitir que se recupere de los efectos secundarios de los medicamentos. Generalmente, los ciclos duran 2 o 3 semanas. El plan varía en función de los medicamentos que se usen. Por ejemplo, con algunos medicamentos, la quimioterapia se administra solamente el primer día del ciclo. Otros medicamentos se administran por varios días consecutivos, o una vez por semana. Luego, al final del ciclo, el programa de quimioterapia se repite para comenzar el próximo ciclo.

El tratamiento del cáncer de hígado avanzado se basa en cuán bien esté surtiendo efecto y qué efectos secundarios usted presente.

Quimioterapia regional.

Los medicamentos se administran directamente a la arteria que conduce hasta la parte del cuerpo con el tumor. Este método enfoca la quimioterapia a las células cancerosas de dicha área. Además, reduce los efectos secundarios al limitar la cantidad de medicamento que alcanza el resto del cuerpo. La infusión en la arteria hepática, o quimioterapia que se administra directamente en la arteria hepática, es una quimioterapia regional que se puede utilizar para el cáncer de hígado.

Infusión en la arteria hepática.

Los médicos han estudiado la colocación de medicamentos de quimioterapia directamente en la arteria hepática a un ritmo constante para ver si esto podría ser más eficaz que la quimioterapia sistémica. Esta técnica se conoce como infusión en la arteria hepática (HAI). Es ligeramente diferente de la quimioembolización porque la cirugía es necesaria para colocar una bomba de infusión debajo de la piel del abdomen (vientre). La bomba está unida a un catéter que se conecta a la arteria hepática. Esto se hace mientras el paciente está bajo anestesia general. La quimioterapia se inyecta con una aguja a través de la piel en el depósito de la bomba y se libera lentamente y de manera constante en la arteria hepática.

Las células del hígado sano eliminan la mayor parte del medicamento antes de que pueda llegar al resto del cuerpo. Este método lleva una mayor dosis de quimioterapia al tumor que la quimioterapia sistémica sin aumentar los efectos secundarios. Los medicamentos que se usan con más frecuencia para la HAI son: floxuridino (FUDR), cisplatino y oxaliplatino.

La HAI se puede utilizar para personas con cánceres hepáticos muy grandes que no se pueden extirpar con cirugía o que no pueden tratarse por completo con TACE. Es posible que esta técnica no sea útil en todos los pacientes ya que requiere cirugía para insertar la bomba y el catéter, una operación que muchos pacientes de cáncer de hígado puede que no toleren.

Los estudios preliminares muestran que la infusión en la arteria hepática a menudo es eficaz en reducir el tamaño de los tumores, pero es necesario investigar más a fondo este procedimiento.

 

Posibles efectos secundarios de la quimioterapia para el cáncer de hígado.

Los medicamentos de quimioterapia atacan a las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, como aquellas en la médula ósea, el revestimiento de la boca y los intestinos, así como los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. Estas células también son propensas a verse afectadas por la quimioterapia, lo que ocasiona los efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo y dosis de los medicamentos administrados, así como de la duración del tratamiento. Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Caída del cabello
  • Úlceras en la boca
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Aumento de la probabilidad de infecciones (debido a que hay muy pocos glóbulos blancos)
  • Tendencia a presentar fácilmente sangrados o moretones (debido a que hay muy pocas plaquetas)
  • Cansancio (debido a que hay muy pocos glóbulos rojos)

Por lo general, estos efectos secundarios no duran mucho tiempo y desaparecen después de finalizar el tratamiento. Con frecuencia, hay formas de aliviarlos. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos para ayudar a prevenir o reducir las náuseas y los vómitos. Asegúrese de preguntar al médico o enfermera sobre los medicamentos que ayudan a reducir los efectos secundarios.

Además de los posibles efectos secundarios mencionados en la lista anterior, algunos medicamentos pueden presentar sus propios efectos secundarios específicos. Pregunte a los profesionales de la salud que le atienden sobre lo que puede esperar.

Usted debe informarle al equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario que usted tenga mientras recibe la quimioterapia para que pueda ser tratado con prontitud. Es posible que, en algunos casos, las dosis de quimioterapia necesiten ser reducidas o que el tratamiento necesite ser retrasado o suspendido para prevenir que los efectos secundarios empeoren.

Inmunoterapia para el cáncer de hígado.

La inmunoterapia es el uso de medicinas para ayudar al sistema inmunitario de una persona a encontrar y destruir las células cancerosas. Esta terapia se puede utilizar para tratar a algunas personas con cáncer de hígado avanzado.

 

Inhibidores de puestos de control inmunitarios.

Una característica importante del sistema inmunitario es su capacidad de evitar que él mismo ataque a otras células normales en el cuerpo. Para hacer esto, el sistema inmunitario utiliza “puestos de control” que son proteínas en las células inmunitarias que necesitan ser activadas (o desactivadas) para iniciar una respuesta inmunitaria. En ocasiones, las células cancerosas usan estos puestos de control para evitar ser atacadas por el sistema inmunitario. Medicamentos más recientes que están diseñados para dirigirse a estos puestos de control tienen un futuro prometedor como tratamientos contra el cáncer hepático.

Inhibidores de la PD-1 y la PD-L1.

La PD-1 es una proteína de los puestos de control inmunitarios que se encuentra en las células inmunes llamadas células T. Cuando la PD-1 se adhiere a la PD-L1, una proteína que se encuentra en otras células del cuerpo, funciona como un tipo de “interruptor de encendido” que básicamente le dice a la célula T que no le haga nada a la otra célula. Algunas células cancerosas tienen grandes cantidades de PD-L1, lo que les ayuda a evitar un ataque inmune. Los medicamentos que tienen como blanco a la PD-1 o la PD-L1 pueden bloquear esta unión y aumentar la respuesta inmunitaria contra las células cancerosas.

El atezolizumab (Tecentriq) y el durvalumab (lmfinzi) actúan sobre la proteína PD-L1. El bloqueo de esta proteína puede ayudar a estimular la respuesta inmunitaria contra las células cancerosas. Esto puede disminuir el tamaño de algunos tumores o desacelerar el crecimiento.

 El atezolizumab se puede emplear junto con el medicamento de terapia dirigida bevacizumab (Avastin) como el tratamiento inicial para el cáncer de hígado que no pueda ser tratado con cirugía o que ya se haya propagado hacia otros órganos.

El durvalumab se puede emplear junto el medicamento quimioterapéutico tremelimumab (Imjudo) como primera línea de tratamiento contra el cáncer de hígado que no pueda ser extirpardo quirúrgicamente.

Estos medicamentos son administrados mediante infusión intravenosa (IV) cada 2, 3 o 4 semanas.

El pembrolizumab (Keytruda) y el nivolumab (Opdivo) son medicamentos que se dirigen a la PD-1, lo cual puede ayudar a estimular la respuesta inmunológica contra las células cancerosas. Esto puede disminuir el tamaño de algunos tumores o desacelerar el crecimiento.

Estos medicamentos pueden utilizarse en personas con cáncer de hígado que previamente hayan recibido tratamiento (como con el medicamento de terapia dirigida, sorafenib [Nexavar]). El pembrolizumab puede usarse por sí solo, mientras que el nivolumab es usado junto con el ipilimumab.

Se administran por infusión intravenosa (IV), normalmente cada 2, 3, 4 o 6 semanas.

Inhibidor CTLA-4.

El ipilimumab (Yervoy) y el tremelimumab (Imjudo) son otro tipo de medicamentos que estimulan la respuesta inmunitaria, pero tienen un objetivo diferente que consiste de bloquear la CTLA-4, otra proteína en las células T que normalmente ayuda a mantenerlas en control.

 El tremelimumab se puede emplear junto con el medicamento de inmunoterapia durvalumab como primera línea de tratamiento contra el cáncer de hígado que no pueda ser extirpado quirúrgicamente. La administración es mediante infusión por vía intravenosa (IV) cada 4 semanas.

El Ipilimumab se puede usar en combinación con nivolumab para tratar el cáncer de hígado que previamente se ha tratado con (tal como el medicamento de terapia dirigida sorafenib). Este medicamento se administra como infusión intravenosa (IV), generalmente una vez cada 3 semanas a través de los cuatro ciclos del tratamiento.

Posibles efectos secundarios de los inhibidores de los puestos de control

Algunos efectos secundarios de estos medicamentos son:

  • Cansancio o debilidad
  • Fiebre
  • Tos
  • Náuseas
  • Picazón
  • Erupción en la piel
  • Pérdida del apetito
  • Dolores musculares o de articulaciones
  • Estreñimiento o diarrea

Otros efectos secundarios más graves ocurren con menos frecuencia:

Reacciones a la infusión: Algunas personas pueden presentar una reacción a la infusión mientras reciben estos medicamentos. Esto es como una reacción alérgica y puede incluir fiebre, escalofríos, enrojecimiento de la cara, erupciones en la piel, comezón de la piel, sensación de mareo, respiración sibilante y dificultad para respirar. Es importante que notifique inmediatamente a su médico o enfermera si presenta cualquiera de esos síntomas mientras recibe estos medicamentos.

Reacciones autoinmunes: básicamente, estos medicamentos remueven una de las medidas de protección del sistema inmunitario del organismo. Algunas veces el sistema inmunitario comienza a atacar otras partes del cuerpo causando problemas graves e incluso fatales en los pulmones, los intestinos, el hígado, las glándulas productoras de hormonas, los riñones, la piel u otros órganos.

Los efectos secundarios graves parecen ocurrir más a menudo con ipilimumab que con los inhibidores de PD-1 y PD-L1.

Es muy importante que notifique con prontitud cualquier efecto secundario nuevo al equipo de profesionales que atiende su salud. Si se presentan graves efectos secundarios, puede que sea necesario suspender el tratamiento. Entonces, puede que reciba altas dosis de corticosteroides para suprimir su sistema inmunitario.

Terapia de embolización para el cáncer de hígado.

La embolización es un procedimiento en el que se inyectan sustancias directamente en una arteria en el hígado para bloquear o reducir el flujo de sangre al tumor.

El hígado es especial porque tiene dos fuentes sanguíneas. La mayoría de las células normales del hígado se alimentan de la vena porta, mientras que el cáncer en el hígado se alimenta principalmente de la arteria hepática. Al bloquear la parte de la arteria hepática que alimenta el tumor, se ayuda a eliminar las células cancerosas, pero deja la mayoría de las células sanas del hígado sin afectar debido a que estas obtienen el suministro de sangre de la vena porta.

 

La embolización es una opción para algunos pacientes con tumores que no pueden extirparse mediante cirugía. Se puede usar en personas con tumores que son demasiado grandes como para ser tratados con ablación (generalmente miden más de 5 cm de ancho) y en personas con función hepática adecuada. También puede emplearse con la ablación. La embolización puede reducir en algo el suministro de sangre al tejido normal del hígado. Por lo tanto, puede que esta no sea una buena opción para algunos pacientes cuyos hígados han sido afectados por enfermedades, como hepatitis o cirrosis. Aún no está claro qué tipo de embolización tiene el mejor resultado a largo plazo.

Las personas que reciben este tipo de tratamiento por lo general no necesitan hospitalización.

Embolización transarterial (TAE).

Durante la embolización transarterial, se coloca un catéter (un tubo flexible y delgado) en una arteria a través de un pequeño corte en la parte interna del muslo y se guía hasta la arteria hepática en el hígado. Por lo general, se inyecta un tinte en el torrente sanguíneo para permitir al médico vigilar el paso del catéter. Una vez que se coloca el catéter, se inyectan pequeñas partículas en la arteria para taparla, bloqueando el oxígeno y los nutrientes importantes del tumor.

Quimioembolización transarterial (TACE).

La quimioembolización transarterial suele ser el primer tipo de embolización que se utiliza para los cánceres de hígado grandes que no se pueden tratar con cirugía o ablación. Combina la embolización con quimioterapia (quimio). Con mucha frecuencia, esto se hace administrando quimioterapia a través del catéter directamente en la arteria, luego tapando la arteria, para que la quimioterapia pueda permanecer cerca del tumor.

 

Quimioembolización con esferas que liberan medicamentos (DEB-TACE)

Esta quimioembolización, combina la embolización de TACE con esferas que liberan medicamentos (pequeñas partículas que contienen un medicamento de quimioterapia). El procedimiento es esencialmente el mismo que el TACE, excepto que la arteria se bloquea después de inyectar las esferas que liberan el medicamento. Debido a que la quimioterapia está físicamente cerca del cáncer y debido a que las esferas liberan lentamente la quimioterapia, es más probable que las células cancerosas se afecten y mueran. Los medicamentos de quimioterapia más comunes utilizados para TACE o DEB-TACE son mitomicina C, cisplatino y doxorrubicina.

Radioembolización (RE).

La radioembolización combina la embolización con la radioterapia. Este tratamiento se realiza al inyectar en la arteria hepática unas pequeñas esferas radiactivas (microesferas) que tienen un isótopo radiactivo (itrio-90) adherido. Una vez inyectadas, las esferas se alojan en los vasos sanguíneos cercanos al tumor donde emiten pequeñas cantidades de radiación hacia el lugar donde está el tumor por varios días. La radiación se desplaza a una distancia muy corta de modo que sus efectos son limitados principalmente al tumor.

Posibles efectos secundarios de la embolización.

Las posibles complicaciones después de la embolización incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Fiebre 
  • Náuseas
  • Infección en el hígado
  • Coágulos de sangre en los principales vasos sanguíneos del hígado

A veces, puede tomar de 4 a 6 semanas para recuperarse completamente del procedimiento. Debido a que el tejido hepático sano puede ser afectado, existe un riesgo de que la función del hígado empeore después de la embolización. Este riesgo es mayor si se hace la embolización a una rama grande de la arteria hepática. Las complicaciones graves son poco comunes, pero es posible que ocurran.

Terapia de medicamentos dirigida para el cáncer de hígado.

 A medida que los investigadores descubren más cambios en las células que causan cáncer, desarrollan nuevos medicamentos diseñados para combatir estos cambios de manera específica. Los medicamentos de terapia dirigida funcionan de manera diferente a los medicamentos empleados en la quimioterapia, y a menudo los efectos secundarios son distintos.

Al igual que la quimioterapia, estos medicamentos entran en el torrente sanguíneo y alcanzan todas las áreas del cuerpo, haciendo que sean potencialmente útiles contra el cáncer que se ha propagado a partes distantes del cuerpo. Debido a que la quimioterapia convencional no es muy eficaz en la mayoría de los pacientes con cáncer de hígado, los médicos se están enfocando más en el uso de medicamentos de terapia dirigida.

Inhibidores de cinasas.

Las cinasas son proteínas que están en la superficie de una célula o cerca de ella. Transportan señales importantes al centro de control de la célula. Muchos de los medicamentos de la terapia dirigida que se utilizan para tratar el cáncer de hígado son inhibidores de cinasa. Estos medicamentos bloquean varias proteínas de la cinasa, las cuales por lo general fomentan el crecimiento de las células tumorales en una de dos formas:

  • Algunas cinasas ayudan a que las células tumorales crezcan directamente.
  • Algunas cinasas ayudan a que los tumores formen nuevos vasos sanguíneos los cuales son necesarios para un mayor crecimiento de éstos (proceso también referido como angiogénesis).

El bloqueo de estas proteínas puede a menudo ayudar a detener el crecimiento de las células cancerosas.

Sorafenib (Nexavar) y lenvatinib (Lenvima).

Uno de estos medicamentos se puede utilizar como tratamiento inicial contra el cáncer de hígado si no es posible tratarlo con cirugía o si se ha propagado a otros órganos.

El sorafenib es una pastilla que se toma dos veces al día. El lenvatinib es una pastilla que se administra una vez al día. 

El sorafenib puede funcionar mejor en personas con cáncer de hígado causado por la hepatitis C.

 

Regorafenib (Stivarga) y cabozantinib (Cabometyx).

Estos medicamentos se pueden usar para tratar el cáncer de hígado en etapa avanzada, generalmente cuando otros tratamientos dejan de surtir efecto.

El regorafenib es una pastilla que normalmente se toma una vez al día por 3 semanas, seguido de una semana sin el medicamento. Por otro lado, el cabozantinib es una pastilla que se administra una vez al día.

Efectos secundarios de los inhibidores de cinasas.

Entre los efectos secundarios comunes de estos medicamentos se incluye cansancio, pérdida del apetito, síndrome de pies y manos (enrojecimiento e irritación de las manos y los pies), hipertensión arterial, pérdida de peso, diarrea y dolor abdominal.

Los efectos secundarios menos comunes, pero más graves pueden incluir problemas con la circulación de la sangre al corazón, sangrado, resultados anormales de pruebas de tiroides y perforaciones (orificios) en el estómago o los intestinos.

Anticuerpos monoclonales.

Los anticuerpos monoclonales son versiones sintéticas de proteínas del sistema inmunitario (anticuerpos) que son diseñadas para que se adhieran a un blanco específico. Los anticuerpos monoclonales usados en el tratamiento contra el cáncer de hígado afectan la capacidad del tumor de formar nuevos vasos sanguíneos, los cuales son necesarios para que los tumores puedan crecer más allá de cierto punto. Este proceso de formación de nuevos vasos sanguíneos para el crecimiento se conoce como angiogénesis, por lo que estos medicamentos a menudo son referidos como inhibidores de angiogénesis.

 

Bevacizumab (Avastin).

El bevacizumab es un anticuerpo monoclonal que va dirigido al factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), una proteína que ayuda a los tumores a formar nuevos vasos sanguíneos. Este medicamento se puede emplear junto con el medicamento de inmunoterapia atezolizumab (Tecentriq) como el tratamiento inicial para el cáncer de hígado que no pueda ser tratado con cirugía o que ya se haya propagado hacia otros órganos.

Se administra mediante infusión intravenosa (IV), por lo general cada 3 semanas.

Ramucirumab (Cyramza).

El ramucirumab (Cyramza) es un anticuerpo monoclonal que va dirigido hacia la proteína receptora VEGF (VEGFR) sobre las células, lo cual puede ayudar a frenar la formación de nuevos vasos sanguíneos.  Este medicamento se puede usar para tratar el cáncer de hígado en etapa avanzada, generalmente cuando otro tratamiento deja de surtir efecto.

Se administra mediante infusión intravenosa (IV), por lo general cada 2 semanas.

Efectos secundarios de los inhibidores de angiogénesis.

Entre los efectos secundarios comunes de estos medicamentos se puede incluir:

  • Hipertensión arterial (presión alta)
  • Cansancio (fatiga)
  • Sangrado
  • Recuentos bajos de glóbulos blancos (con mayor riesgo de infecciones)
  • Dolores de cabeza
  • Úlceras (llagas) en la boca
  • Pérdida del apetito
  • Diarrea

Entre los posibles efectos secundarios graves que son poco comunes se puede incluir coágulos sanguíneos, sangrado profuso, orificios (perforaciones) en el estómago o en los intestinos, problemas cardiacos y lenta cicatrización de heridas.

Tratamiento del cáncer de hígado según la etapa.

 Aunque el sistema de clasificación por etapas (TNM) del AJCC , se usa con frecuencia para describir con la propagación de un cáncer de hígado, los médicos utilizan un sistema más práctico para determinar las opciones de tratamiento. Los cánceres en el hígado a menudo son clasificados como:

  • Cáncer potencialmente resecable o tratable por trasplante
  • Cáncer irresecable (inoperable) que no se ha propagado
  • Cáncer avanzado

Cánceres de hígado potencialmente resecables o tratables por trasplante (etapa I y algunos cánceres en etapa II)

Potencialmente resecable.

Si su cáncer está en una etapa temprana y el resto de su hígado está sano, la cirugía (hepatectomía parcial) podría curarle. Solo pocas personas con cáncer de hígado están en esta categoría. Los factores importantes que pueden afectar el resultado son el tamaño del tumor (o tumores) y si los vasos sanguíneos adyacentes están afectados. Los tumores más grandes o aquellos que invaden a los vasos sanguíneos tienen más probabilidad de regresar en el hígado y propagarse en cualquier otro lugar después de la cirugía. También es importante qué tan bien está funcionando su hígado y su salud general. Para algunas personas con cáncer de hígado en etapa temprana, el trasplante de hígado puede ser otra opción.

Actualmente, los estudios clínicos investigan si los pacientes que se someten a una hepatectomía parcial se beneficiarían de otros tratamientos además de la operación. 

Algunos estudios han encontrado que el uso de quimioembolización u otros tratamientos junto con cirugía puede ayudar a algunos pacientes a vivir por más tiempo. Se necesita más investigación para saber el valor (si alguno) de agregar otros tratamientos a la cirugía.

 

Potencialmente tratable por trasplante.

Si su cáncer está en una etapa temprana, pero el resto de su hígado no está sano, es posible que pueda recibir tratamiento con un trasplante de hígado. El trasplante de hígado también puede ser una opción si el tumor se encuentra en una parte del hígado que dificulta extirparlo (como muy cercano a un vaso sanguíneo grande). Es posible que los candidatos para trasplante de hígado tengan que esperar mucho tiempo para que un hígado esté disponible. Mientras esperan, generalmente se les administran otros tratamientos, como ablación o embolización, para mantener el cáncer bajo control.



Cánceres irresecables (inoperables) que no se han propagado

Los cánceres irresecables incluyen los cánceres que aún no se han propagado a los ganglios linfáticos o a sitios distantes, pero que no se pueden extirpar con seguridad mediante hepatectomía parcial. Esto podría deberse a que:

  • El tumor es demasiado grande como para extirparlo con seguridad.
  • El tumor se encuentra en una parte del hígado que dificulta extirparlo (como muy cercano a un vaso sanguíneo grande).
  • Existen varios tumores o el cáncer se ha propagado por todo el hígado.
  • La salud del paciente no es lo suficientemente fuerte como para soportar la cirugía del hígado.

Las opciones de tratamiento incluyen la ablación, la embolización o ambas para el tumor o los tumores en el hígado. Otras opciones pueden incluir terapia dirigida, inmunoterapia, quimioterapia (sistémica o por infusión de la arteria hepática) y/o radioterapia. En algunos casos de estos cánceres, puede que el tratamiento encoja el tamaño del tumor o de los tumores lo suficiente de modo que la cirugía (hepatectomía parcial o trasplante) pueda ser posible.

 

Cánceres de hígado avanzados (con metástasis que incluye todos los tumores N1 o M1).

El cáncer de hígado avanzado se ha propagado a ganglios linfáticos o a otros órganos. Debido a que estos cánceres se propagan ampliamente, no se tratan con cirugía.

Para las personas cuyos hígados esté funcionando lo suficientemente bien (Clase A o B en la clasificación Child-Pugh), las opciones de tratamiento inicial podrían incluir:

  • El medicamento de inmunoterapia atezolizumab (Tecentriq) más el medicamento de terapia dirigida bevacizumab (Avastin)
  • Cual sea de los medicamentos de terapia dirigida sorafenib (Nexavar) o lenvatinib (Lenvima)

Si estos medicamentos ya no surten efecto, otros medicamentos de terapia dirigida, como el regorafenib (Stivarga), el cabozantinib (Cabometyx), o ramucirumab (Cyramza) son posibles opciones. Los medicamentos de inmunoterapia pembrolizumab (Keytruda), nivolumab (Opdivo) o nivolumab con ipilimumab (Yervoy) podrían también ser útiles.

Al igual que con el cáncer de hígado localizado e irresecable, puede que sean útiles los estudios clínicos de terapias dirigidas más recientes, de nuevos métodos de quimioterapia (nuevos medicamentos y nuevas formas de administrarla) y de nuevas formas de radioterapia, así como de otros tratamientos nuevos. Estos estudios clínicos también son importantes para mejorar los resultados de los futuros pacientes.

Los tratamientos, como radiación, también podrían ser usados para ayudar a aliviar el dolor y otros síntomas. Por favor, asegúrese de consultar con el equipo de profesionales de la salud que atiende su cáncer sobre cualquier síntoma que presente para que ellos puedan tratarlo eficazmente.

Cáncer de hígado recurrente.

A un cáncer que regresa después del tratamiento se le llama recurrente. La recurrencia puede ser local (en o cerca del mismo lugar donde comenzó) o distante (propagación a órganos como los pulmones o los huesos). El tratamiento del cáncer de hígado que regresa después de la terapia inicial depende de muchos factores, incluyendo el lugar donde regresó, el tipo de tratamiento inicial, y cuán bien está funcionando el hígado.

Las personas con cáncer resecable que regresa en el hígado podrían ser candidatas para someterse a otra cirugía u otros tratamientos locales, como ablación o embolización.

Si el cáncer se propaga ampliamente, la terapia dirigida, la inmunoterapia o la quimioterapia pueden ser opciones. Es posible que los pacientes también deseen preguntarles a sus doctores si un estudio clínico puede ser adecuado para ellos.

También se puede dar tratamiento para aliviar el dolor y otros síntomas aliviar el dolor y otros efectos secundarios. Es importante que no olvide hablar con el equipo de profesionales de la salud que atiende su cáncer sobre cualquier síntoma que presente para que ellos puedan tratarlo eficazmente.

Profesionales de la salud relacionados con la atención del cáncer.

Dependiendo de su situación, puede que usted tenga diferentes tipos de médicos en su equipo de tratamiento. Estos médicos pueden incluir:

  • Un cirujano: un médico que trata las enfermedades con cirugía.
  • Un oncólogo especialista en radiación: un médico que trata el cáncer con radioterapia.
  • Un médico oncólogo: un doctor que trata el cáncer con medicinas, como quimioterapia.
  • Un gastroenterólogo: médico especializado en tratar enfermedades del sistema digestivo, incluyendo el hígado.

Puede que muchos otros especialistas formen parte de su atención, incluyendo enfermeras practicantes, enfermeras, especialistas en nutrición, trabajadores sociales, y otros profesionales de la salud.

Categorías
higado

06. Etapas del cáncer de hígado

Etapas del Cáncer de Hígado

Después del diagnóstico de cáncer hígado, los médicos tratarán de averiguar si el cáncer se ha propagado y si es así, a qué distancia.

Este proceso se llama estadificación (o determinación de la etapa). La etapa (estadio) de un cáncer describe cuánto cáncer hay en el cuerpo, y ayuda a determinar qué tan grave es el cáncer, así como la mejor manera de tratarlo. Los médicos también usan la etapa del cáncer cuando hablan sobre estadísticas de supervivencia.

Las etapas del cáncer de hígado van desde la etapa I (1) a IV (4). Por regla general, mientras más bajo sea el número, menos se ha propagado el cáncer. Un número más alto, como la etapa IV, significa una mayor propagación del cáncer. Si bien la experiencia del cáncer de cada persona es única, los cánceres con etapas similares suelen tener un pronóstico similar, y a menudo son tratados de manera muy similar.

pastedGraphic.png

¿Cómo se determina la etapa?

Existen varios sistemas de clasificación por etapas para el cáncer de hígado, y no todos los médicos utilizan el mismo sistema. El sistema de estadificación que se emplea con más frecuencia en los Estados Unidos para el cáncer de hígado es el sistema TNM del American Joint Committee on Cancer (AJCC) que se basa en tres piezas clave de información:

  • La extensión (tamaño) del tumor (T): ¿Qué tan grande ha crecido el cáncer? ¿Hay más de un tumor en el hígado? ¿Ha alcanzado el cáncer las estructuras cercanas, como las venas en el hígado?
  • La propagación a los ganglios (nódulos) linfáticos adyacentes (N): ¿Se ha propagado el cáncer a los ganglios linfáticos adyacentes?
     
  • La propagación (metástasis) a sitios distantes (M): ¿Se ha propagado el cáncer a ganglios linfáticos distantes o a órganos distantes como los huesos o los pulmones?

El sistema descrito a continuación es el sistema AJCC más reciente, en vigor desde enero de 2018.

Los números y las letras después de la T, N y M proporcionan más detalles sobre cada uno de estos factores. Los números más altos significan que el cáncer está más avanzado. Una vez que se han determinado las categorías T, N y M de una persona, esta información se combina en un proceso llamado agrupación por etapas para asignar una etapa general. 

Por lo general, la etapa del cáncer de hígado se determina según los resultados del examen médico, las biopsias, y los estudios por imágenes (ecografía, CT o MRI, etc.), también llamada etapa clínica. Si se realiza una cirugía, la etapa patológica (también llamada la etapa quirúrgica), se determina mediante el examen del tejido extirpado durante una operación.

La estadificación del cáncer puede resultar compleja, por lo tanto, pídale a su médico que se la explique de una manera que usted pueda entender.

Etapa AJCC

Agrupación por etapas

Descripción de la etapa*

IA

T1a

N0

M0

Un solo tumor de 2 cm (4/5 de pulgada) o de menor tamaño que no ha crecido hacia los vasos sanguíneos (T1a).

No se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (N0), ni a sitios distantes (M0).

IB

T1b

N0

M0

Un solo tumor que mide más de 2cm (4/5 de pulgada) y que no ha crecido hacia los vasos sanguíneos (T1b).

El cáncer no se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (N0) ni a sitios distantes (M0).

II

T2

N0

M0

Un solo tumor que mide más de 2 cm (4/5 de pulgada) y que ha crecido hacia los vasos sanguíneos, O más de un tumor sin que ninguno mida más de 5 cm (aproximadamente 2 pulgadas) de ancho (T2).

No se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (N0), ni a sitios distantes (M0).

IIIA

T3

N0

M0

Más de un tumor, con al menos uno que mide más de 5 cm de ancho (T3).

No se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (N0), ni a sitios distantes (M0).

IIIB

T4

N0

M0

Hay al menos un tumor (de cualquier tamaño) que ha crecido hacia una rama principal de una vena grande del hígado (vena hepática o la vena porta) (T4).

No se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (N0), ni a sitios distantes (M0).

IVA

Cualquier T

N1

M0

Un solo tumor o muchos tumores de cualquier tamaño (Cualquier T) que se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (N1), pero no a sitios distantes (M0).

IVB

Cualquier T

Cualquier N

M1

Un solo tumor o muchos tumores de cualquier tamaño (Cualquier T).

Puede o no haberse propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (cualquier N).

El cáncer se ha propagado a órganos distantes como los huesos o los pulmones (M1).

*Las siguientes categorías adicionales no se enumeran en la tabla anterior 

  • TX: no se puede evaluar el tumor principal debido a falta de información.
  • T0: no hay evidencia de un tumor primario.
  • NX: no se pueden evaluar los ganglios linfáticos regionales debido a falta de información. 

Otros sistemas de estadificación del cáncer de hígado.

Los sistemas de clasificación para la mayoría de los tipos de cáncer dependen únicamente de la extensión de la enfermedad. Sin embargo, el cáncer de hígado es complicado por el hecho de que, además del cáncer, la mayoría de los pacientes presentan daño al resto del hígado. Esto también afecta las opciones de tratamiento y el pronóstico de supervivencia.

Aunque el sistema TNM define la extensión del cáncer de hígado con cierto detalle, no toma en consideración la función hepática. Se han desarrollado otros sistemas de estadificación que incluyen ambos factores:

  • El sistema “Barcelona-Clinic Liver Cancer” (BCLC).
  • El sistema “Cancer of the Liver Italian Program” (CLIP).
  • El sistema Okuda.

Estos sistemas de estadificación no han sido comparados entre sí. Algunos se usan más que otros en diferentes partes del mundo, aunque actualmente no existe un solo sistema de estadificación utilizado por todos los médicos. 

Puntuación “Child-Pugh” (sistema de clasificación de la cirrosis).

La puntuación “Child-Pugh” mide la función hepática, especialmente en personas con cirrosis. Muchas personas con cáncer de hígado también tienen cirrosis, y para poder tratar el cáncer, los médicos necesitan saber cuán bien funciona el hígado. Este sistema toma en consideración cinco factores, los primeros tres de estos son resultados de pruebas de sangre:

  • Niveles sanguíneos de bilirrubina (sustancia que puede causar coloración amarillenta de los ojos y la piel)
  • Niveles sanguíneos de albúmina (una proteína principal que normalmente es producida por el hígado)
  • Tiempo de protrombina (mide cuán bien el hígado está produciendo factores de coagulación sanguínea)
  • Si hay líquido en el abdomen (ascitis)
  • Si la enfermedad del hígado está afectando las funciones cerebrales

En base a estos factores, hay tres clases de función hepática. Si todos estos factores son normales, entonces a la función del hígado se le llama clase A. Las anomalías leves le clasifican como clase B, mientras que las graves como clase C. Las personas con cáncer de hígado y cirrosis de clase C usualmente están demasiado enfermas como para someterse a cirugía o a otros tratamientos mayores del cáncer.

En realidad, la puntuación “Child-Pugh” es parte de los sistemas de estadificación BCLC y CLIP mencionados anteriormente.

Estadificación del cáncer de hígado.

Los sistemas de estadificación formales (como aquellos que se describieron anteriormente), pueden a menudo ayudar a los médicos a determinar el pronóstico de un paciente. Pero para propósitos de tratamiento, los médicos a menudo clasifican a los cánceres de hígado más simplemente, basándose en si pueden o no extirparlos completamente (resecable). Resecable significa que se puede extirpar mediante cirugía.

Tumores potencialmente resecables o tratables por trasplante.

Si el paciente está lo suficientemente sano como para someterse a cirugía, estos cánceres pueden eliminarse por completo mediante cirugía o tratarse con un trasplante de hígado. .Esto incluiría a la mayoría de las etapas I y algunos cánceres en etapa II del sistema TNM, en pacientes que no presentan cirrosis u otros graves problemas de salud. Sólo un pequeño número de pacientes con cáncer de hígado tiene este tipo de tumor.

Tumores irresecables.

Los cánceres que no se hayan propagado a los ganglios linfáticos o a órganos distantes, pero que no se puedan extirpar completamente mediante cirugía, se clasifican como irresecables. Esto incluye a los cánceres que se han propagado por todo el hígado o que no se pueden extraer de forma segura, ya que están cerca del área donde el hígado se une a las arterias, las venas y los conductos biliares principales.

Cáncer inoperable con solo enfermedad local.

El cáncer es lo suficientemente pequeño y se encuentra en el lugar adecuado para ser extirpado, pero usted no está lo suficientemente sano como para someterse a la cirugía. Con frecuencia, esto se debe a que la parte de su hígado que no tiene cáncer no está sana (debido a cirrosis, por ejemplo), y si se extrae el cáncer, es posible que no quede suficiente tejido hepático sano como para que el hígado funcione adecuadamente. También podría significar que usted tiene problemas médicos graves que ocasionan que no sea seguro realizar la cirugía.

Cánceres avanzados (con metástasis).

El cáncer que se ha propagado a los ganglios linfáticos o a otros órganos se clasifica como avanzado. Estos incluirán a los cánceres en etapas IVA y en etapas IVB en el sistema TNM. La mayoría de los cánceres de hígado avanzados no pueden ser tratados mediante cirugía.

Categorías
higado

05. Diagnóstico del cáncer de hígado

Diagnóstico del Cáncer de Hígado

Algunos cánceres de hígado se pueden detectar mediante pruebas que se realizan en personas con alto riesgo y que no presentan síntomas, pero la mayoría de los cánceres hepáticos se detectan porque están causando síntomas. Si presenta posibles signos o síntomas de cáncer de hígado, usted debe consultar con su doctor, quien lo examinará y podría solicitar algunas pruebas.

Antecedentes médicos y exploración física

 Su médico le preguntará acerca de su historial clínico para conocer más sobre sus síntomas y posibles factores de riesgo. Además, su médico hará un examen para detectar signos de cáncer de hígado y otros problemas médicos, probablemente prestará atención especial a su abdomen y examinará su piel y la parte blanca de sus ojos para saber si presenta ictericia (color amarillento).

Si los síntomas y/o los resultados del examen físico sugieren que usted pudiera tener cáncer de hígado, probablemente se realizarán más pruebas. Estas pruebas pueden incluir estudios por imágenes, análisis de laboratorio y/o biopsias del tejido hepático.

Estudios por imágenes

Los estudios por imágenes utilizan rayos X, campos magnéticos u ondas sonoras para obtener imágenes del interior de su cuerpo. Los estudios por imágenes se pueden hacer por varias razones tanto antes como después del diagnóstico de cáncer de hígado. Estas razones incluyen:

  • Encontrar áreas sospechosas que podrían ser cancerosas
  • Para ayudar a un médico a guiar una aguja de biopsia en un área sospechosa con el fin de tomar una muestra
  • Saber cuán lejos se podría haber propagado el cáncer
  • Para ayudar a guiar ciertos tratamientos en el hígado
  • Ayudar a determinar si el tratamiento es eficaz
  • Detectar posibles signos del cáncer que regresa después del tratamiento

Ecografía (ultrasonido).

Con frecuencia, la ecografía es el primer estudio que se emplea para examinar el hígado. Este estudio usa ondas sonoras para crear una imagen en una pantalla de computadora. Puede mostrar tumores que están creciendo en el hígado, y entonces se pueden realizar pruebas para saber si son cancerosas, si es necesario.

pastedGraphic.png

Ultrasonido

Tomografía computarizada.

 La tomografía computarizada (CT) es un estudio de radiografía que produce imágenes detalladas de su cuerpo. Una CT del abdomen puede ayudar a encontrar muchos tipos de tumores del hígado. Puede proporcionar información específica sobre el tamaño, forma y localización de cualquier tumor que se encuentre en el hígado o en cualquier lugar en el abdomen, así como de los vasos sanguíneos adyacentes. Las tomografías computarizadas se usan también para guiar con precisión una aguja de biopsia a las áreas en las que se sospecha que hay un tumor (biopsia con aguja guiada por tomografía computarizada). Si resulta que usted tiene cáncer de hígado, se puede hacer también una CT del tórax para detectar una posible propagación del cáncer a los pulmones.

Imágenes por resonancia magnética.

Al igual que la tomografía computarizada (CT), las imágenes por resonancia magnética (MRI) proveen imágenes detalladas de los tejidos blandos del cuerpo. Sin embargo, la MRI utiliza ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X. Las imágenes por resonancia magnética pueden ser muy útiles para observar los tumores de hígado. En ocasiones, se puede distinguir un tumor benigno de uno maligno. También se pueden usar para examinar los vasos sanguíneos que están en o alrededor del hígado para saber si hay alguna obstrucción, y pueden ayudar a mostrar si el cáncer de hígado se ha propagado a otras partes del cuerpo.

pastedGraphic_1.png

Angiografía.

Una angiografía es un estudio radiológico para examinar los vasos sanguíneos. Se inyecta un medio de contraste o tinte en una arteria para delinear los vasos sanguíneos mientras se toman las radiografías.

La angiografía se puede usar para mostrar las arterias que suplen sangre a un cáncer de hígado, lo que puede ayudar a los médicos a decidir si un cáncer se puede remover y a ayudar a planear la operación. Además, se puede usar para ayudar a guiar algunos tipos de tratamientos no quirúrgicos, como la embolización. 

 La angiografía puede causar molestias porque se tiene que insertar un pequeño catéter (un tubo hueco y flexible) en la arteria que conduce al hígado para inyectar el tinte. Por lo general, el catéter se coloca en una arteria en su ingle y se guía hasta la arteria del hígado. Usted necesitará permanecer inmóvil mientras se coloca el catéter. Se suele administrar un anestésico local para adormecer el área antes de insertar el catéter. Luego se inyecta rápidamente el colorante para delinear todos los vasos mientras se toman las radiografías.

Además, la angiografía se puede hacer con un explorador de CT (angiografía por CT) o un explorador MRI (angiografía por MR). Estas técnicas se usan a menudo en lugar de la angiografía por rayos X porque pueden proveer información sobre los vasos sanguíneos en el hígado sin la necesidad de un catéter en la ingle. Usted necesitará una vía intravenosa en su brazo para que la sustancia de contraste pueda ser inyectada en la sangre durante el estudio.

Gammagrafía ósea.

Una gammagrafía ósea puede ayudar a encontrar el cáncer que se ha propagado a los huesos (metástasis). Por lo general, los médicos no ordenan este estudio para personas con cáncer de hígado a menos que haya síntomas, tal como dolor de hueso, o si existe una probabilidad de que usted reúna las condiciones para un trasplante de hígado para tratar su cáncer.

pastedGraphic_2.png

Otras pruebas y procedimientos.

Se pueden ordenar otros tipos de pruebas si su médico cree que usted podría tener cáncer de hígado, pero los resultados de los estudios por imágenes no son concluyentes.

Biopsia.

Una biopsia consiste en extraer una muestra de tejido para saber si es cáncer. Algunas veces, la única manera de confirmar la presencia de cáncer de hígado es hacer una biopsia y examinar la muestra en el laboratorio de patología. Sin embargo, en algunos casos los médicos pueden estar bastante seguros de que una persona tiene cáncer de hígado basándose en los resultados de los estudios por imágenes, como una CT y una MRI. En estos casos, puede que no sea necesario realizar una biopsia.

pastedGraphic_3.png

 

A los médicos les preocupa que colocar una aguja en el tumor o afectarlo de cualquier otra forma sin extirparlo totalmente pueda ayudar a que las células cancerosas se propaguen por la trayectoria de la aguja. Esta es una preocupación principal cuando es posible realizar una cirugía o un trasplante de hígado puede ser una opción para tratar de curar el cáncer, ya que cualquier propagación del cáncer puede ocasionar que el paciente deje de ser candidato para un trasplante. Por esta razón, algunos expertos recomiendan que los pacientes que podrían ser candidatos para trasplantes solo se hagan las biopsias en el centro donde se realizará el trasplante.

Si es necesaria una biopsia, se puede realizar de varias maneras.

Biopsia con aguja: se coloca una aguja hueca a través de la piel en el abdomen hasta llegar al hígado. Antes de introducir la aguja, se adormece primero la piel con anestesia local. Este tipo de biopsia se realiza típicamente con la ayuda de una ecografía o una tomografía computarizada para que guie a la aguja.

Biopsia laparoscópica: las muestras de la biopsia también se pueden tomar durante una laparoscopia. Esto le permite al médico observar la superficie del hígado y tomar muestras de áreas que parezcan anormales.

Biopsia quirúrgica: durante una operación quirúrgica se puede hacer una biopsia por incisión (extracción de un pedazo del tumor) o se puede hacer una biopsia por escisión (extracción del tumor en su totalidad con algo de tejido normal del hígado adyacente).

Pruebas de laboratorio.

Su médico puede solicitar pruebas de laboratorio para:

  • Ayudar a diagnosticar el cáncer de hígado
  • Ayudar a determinar qué pudo haber causado su cáncer de hígado
  • Saber cuán bien está funcionando su hígado, lo que puede influir en los tipos de tratamientos que usted pueda recibir.
  • Obtener una idea de su estado de salud general y cuán bien están funcionando sus otros órganos, lo que también puede influir en qué tipos de tratamientos usted pueda recibir.
  • Saber cuán bien el tratamiento está surtiendo efecto.
  • Identificar signos de que el cáncer ha vuelto a aparecer después de un tratamiento.

Análisis de sangre de la alfafetoproteína (AFP).

La AFP es una proteína que se puede encontrar en altos niveles en adultos con enfermedad hepática, cáncer de hígado, u otros cánceres, y en mujeres que están embarazadas.

Si los niveles de AFP son muy altos en alguien con un tumor en el hígado, esto puede ser un signo de que el cáncer de hígado está presente. Pero el cáncer de hígado no es la única razón para los altos niveles de AFP. Muchos pacientes con cáncer de hígado en sus comienzos tienen niveles normales de AFP, por lo que los niveles altos de AFP no son muy útiles para determinar si una masa hepática pudiera ser cáncer.

Esta prueba, sin embargo, a veces puede ser útil en las personas que ya han sido diagnosticadas con cáncer de hígado. El nivel de AFP puede ayudar a determinar las opciones de tratamiento. Durante el tratamiento, se puede usar la prueba para tener una idea de cuán bien está funcionando el tratamiento, ya que el nivel de AFP debe bajar si el tratamiento es eficaz. La prueba también se puede usar después del tratamiento para identificar posibles signos de que el cáncer ha regresado (recurrido).

Otros análisis de sangre.

Pruebas de hepatitis viral: su médico puede ordenar análisis de sangre para detectar hepatitis B y C.

 Pruebas de la función hepática (LFT): debido a que el cáncer de hígado a menudo surge en los hígados que ya han sufrido daños por hepatitis, cirrosis, o ambas, los médicos necesitan saber en qué estado se encuentra su hígado antes de comenzar con su tratamiento. Si la parte de su hígado que no está afectada por el cáncer no está funcionando bien, es posible que usted no pueda someterse a una cirugía para tratar de curar el cáncer, ya que la cirugía podría requerir que se extirpe una gran parte de su hígado. Otras opciones de tratamiento, como ciertas terapias dirigidas o quimioterapia, puede que tampoco sean buenas opciones si el hígado no está funcionando bien.

Pruebas de coagulación de la sangre: el hígado también produce proteínas que ayudan a que la sangre se coagule cuando usted tiene sangrado. Un hígado dañado puede que no produzca suficientes de estos factores de coagulación, lo que pudiera aumentar su riesgo de hemorragia. Es posible que su médico ordene análisis de sangre para ayudar a evaluar este riesgo.

Pruebas de la función renal: a menudo se realizan pruebas para medir la cantidad del nitrógeno de urea en la sangre (BUN) y los niveles de creatinina para evaluar cuán bien funcionan sus riñones.

Hemograma completo (CBC): esta prueba mide los niveles de glóbulos rojos (transportan el oxígeno por todo su cuerpo), glóbulos blancos (combaten infecciones) y las plaquetas (ayudan con la coagulación de la sangre). Además, provee una idea de cuán bien está funcionando la médula ósea (donde se producen nuevas células sanguíneas).

Pruebas químicas de la sangre y otras pruebas: las pruebas químicas de la sangre verifican los niveles de varias sustancias en la sangre, algunos de los cuales podrían estar afectados por el cáncer de hígado. Por ejemplo, el cáncer de hígado puede aumentar los niveles de calcio en la sangre, mientras puede disminuir los niveles de glucosa en la sangre. A veces, el cáncer de hígado también puede aumentar los niveles de colesterol. Por lo tanto, también se verificará el nivel de colesterol en la sangre.v

Categorías
higado

04. Signos y síntomas del cáncer de hígado

Signos y Síntomas del Cáncer de Hígado

 Si presenta uno o más de los síntomas que se mencionan a continuación, eso no significa que usted tenga cáncer de hígado. De hecho, es más probable que muchos de estos síntomas sean causados por otras afecciones. No obstante, si presenta cualquiera de estos síntomas, es importante que un médico le haga un examen para saber la causa de sus síntomas y recibir tratamiento de ser necesario. A menudo, los signos y síntomas del cáncer de hígado no aparecen sino hasta que la enfermedad se encuentra en etapas más avanzadas, aunque a veces pueden presentarse más temprano. Si acude al médico cuando comienza a notar los síntomas, es posible que el cáncer se diagnostique más temprano, cuando es más probable que el tratamiento sea útil. Algunos de los síntomas más comunes del cáncer de hígado son: