El Cáncer de Hígado

El hígado es el órgano interno más grande de su cuerpo. Se encuentra debajo de las costillas de su lado derecho justo bajo el pulmón derecho, y tiene dos lóbulos (secciones).

 

pastedGraphic.png

El hígado está compuesto principalmente por células que se llaman hepatocitos. También tiene otros tipos de células, incluyendo células que revisten sus vasos sanguíneos y las células que revisten los conductos pequeños en el hígado que se llaman conductos biliares. Los conductos biliares llevan bilis desde el hígado a la vesícula biliar o directamente a los intestinos.

Usted no puede vivir sin el hígado, ya que realiza muchas funciones importantes:

  • Descompone y almacena muchos de los nutrientes que su intestino absorbe y que su cuerpo necesita para funcionar. Algunos nutrientes tienen que ser transformados (ser metabolizados) en el hígado antes de usarse como fuente de energía o para crear y reparar el tejido.
  • Produce la mayoría de los factores de coagulación que evitan que usted sangre demasiado cuando se corta o se lastima.
  • Segrega bilis a los intestinos para ayudar a absorber los nutrientes (especialmente grasas).
  • Descompone alcohol, medicamentos, y desechos tóxicos en la sangre, que luego salen del cuerpo a través de la orina y las heces fecales

Los diferentes tipos de células del hígado pueden formar varios tipos de tumores malignos (cancerosos) y benignos (no cancerosos). Estos tumores tienen causas diferentes, se tratan de maneras distintas y tienen un pronóstico  diferente.

 

Estadísticas de cáncer de hígado en México.

En México el Cáncer de hígado ocupa el noveno lugar en incidencia de neoplasias malignas, con una distribución semejante en ambos sexos. En mortalidad por cáncer ocupa el tercer lugar, siendo el tercero en la mujer y el cuarto en el hombre.

Totalmente de acuerdo: 92.3%; parcialmente de acuerdo: 7.7%.

La información sobre prevalencia, incidencia y factores de riesgo para el CHC en México es escasa. Un análisis de certificados de defunción nacionales que incluyó el lapso 2000-2006 en México mostró una tendencia creciente, es decir, la tasa de mortalidad por causas específicas reveló un incremento del 14% por esta causa, y este aumento fue de una tasa de 4.16 por 100,000 habitantes en el año 2000 a una tasa de 4.74 por 100,000 habitantes en el año 2006. Otro estudio que analizó la mortalidad por CHC, realizado en nuestro país y dividido en cuatro regiones (Norte, Centro, Centro-Occidente y Sur), incluyó el período de 1998-2012 de la población mayor de 65años de edad, justamente donde es más prevalente el CHC. En el estudio se observó una constante en la mortalidad en este grupo de edad y durante todo el período, observando la tasa más baja de 6.2 y la más alta de 18.9 por cada 100,000 habitantes.

La mayor tasa de mortalidad a nivel nacional se observó en hombres, excepto en la región Centro. Interesantemente, las regiones Centro y Sur mostraron las tasas de mortalidad más altas tanto en hombres como en mujeres. Por otro lado, cuando se analizó el CHC como causa de muerte en el resto de los grupos de edad, se observó un incremento en la mortalidad a lo largo de todo el periodo analizado, lo cual podría indicar que el CHC se está presentando en grupos menores al de los 60años de edad. Otro hallazgo interesante que habría que resaltar observado en mujeres mayores de 65años es que el CHC es el tumor más prevalente (14.0 por cada 100,000 habitantes), incluso superando al cáncer de mama y el cervicouterino. En relación con la edad, los grupos de edad más afectados son los de la séptima década de la vida para áreas geográficas de baja prevalencia y a partir de los 60años en regiones de alta prevalencia.