GRUPO CRYO

¿Qué es el cáncer en los Huesos?

Si tienes problemas o dolor en los huesos es importante considerar sus causas, síntomas, complicaciones y enfermedades que implican.

tratamiento para el cáncer de hueso

Los 206 huesos que componen el esqueleto adulto, se dividen en cinco categorías según sus formas. Sus formas y funciones están relacionadas de tal manera que cada forma y categoría de hueso tiene una función distinta.

Existe diferentes tipos de huesos: cortos, planos, irregulares y sesamoideos.

Tejido óseo
El tejido óseo difiere mucho de otros tejidos del cuerpo. El hueso es duro y muchas de sus funciones dependen de esa dureza característica. El hueso también es dinámico, porque su forma se ajusta para adaptarse a las tensiones.

¿Qué es el cáncer en los huesos?

El cáncer de hueso ocurre cuando se forma un tumor, o una masa anormal de tejido, en un hueso. Un tumor puede ser maligno, lo que significa que está creciendo agresivamente y se está diseminando a otras partes del cuerpo. Un tumor maligno a menudo se denomina canceroso. El cáncer que comienza en los huesos es poco común.

Tipos de cáncer de hueso:

Los cánceres de hueso primarios son los más graves de todos los cánceres de hueso. Se forman directamente en los huesos o en el tejido circundante, como el cartílago.

El cáncer también se puede diseminar o hacer metástasis desde otra parte del cuerpo hasta los huesos. Esto se conoce como cáncer de hueso secundario y este tipo es más común que el cáncer de hueso primario.

Los tipos comunes de cáncer de hueso primarios incluyen:
Mieloma múltiple (MM)
El mieloma múltiple es el tipo más común de cáncer de huesos. Ocurre cuando las células cancerosas crecen en la médula ósea y causan tumores en varios huesos. El MM suele afectar a los adultos mayores.
Entre los cánceres de huesos, el MM tiene uno de los mejores pronósticos y muchas personas que lo padecen no requieren tratamiento.

Osteosarcoma (sarcoma osteogénico)
El osteosarcoma, o sarcoma osteogénico, generalmente afecta a niños y adolescentes, pero también puede ocurrir en adultos. Tiene tendencia a originarse en las puntas de los huesos largos de brazos y piernas.
El osteosarcoma también puede comenzar en las caderas, los hombros u otros lugares. Afecta el tejido duro que proporciona la capa externa de los huesos.

Condrosarcoma
El condrosarcoma puede ocurrir en la pelvis, la zona de los muslos y los hombros de los adultos mayores.
Se forma en el tejido subcondral, que es el tejido conectivo resistente entre los huesos. Este es el segundo cáncer primario más común que afecta a los huesos.

Sarcoma de Ewing
El sarcoma de Ewing es un cáncer poco común que comienza en los tejidos blandos que rodean los huesos o directamente en los huesos de niños y adultos jóvenes.

Los huesos largos del cuerpo, como los brazos y las piernas, y la pelvis suelen verse afectados.

Más información sobre los Huesos:

Anatomía macroscópica del hueso
La estructura de un hueso largo permite la mejor visualización de todas las partes de un hueso. Un hueso largo tiene dos partes: la diáfisis y la epífisis. La diáfisis es el eje tubular que se extiende entre los extremos proximal y distal del hueso. La región hueca en la diáfisis se llama cavidad medular, que está llena de médula amarilla. Las paredes de la diáfisis están compuestas por hueso compacto denso y duro.

La sección más ancha en cada extremo del hueso se llama epífisis, que está llena de hueso esponjoso. La médula roja llena los espacios del hueso esponjoso. Cada epífisis se encuentra con la diáfisis en la metáfisis, el área estrecha que contiene la placa epifisaria (placa de crecimiento), una capa de cartílago hialino (transparente) en un hueso en crecimiento. Cuando el hueso deja de crecer en la edad adulta temprana (aproximadamente 18 a 21 años), el cartílago es reemplazado por tejido óseo y la placa epifisaria se convierte en una línea epifisaria.

La cavidad medular tiene un revestimiento membranoso delicado llamado endostio, donde se produce el crecimiento, la reparación y la remodelación ósea. La superficie externa del hueso está cubierta con una membrana fibrosa llamada periostio. El periostio contiene vasos sanguíneos, nervios y vasos linfáticos que nutren el hueso compacto. Los tendones y ligamentos también se adhieren a los huesos en el periostio. El periostio cubre toda la superficie exterior excepto donde las epífisis se unen con otros huesos para formar articulaciones. En esta región, las epífisis están cubiertas de cartílago articular, una fina capa de cartílago que reduce la fricción y actúa como amortiguador.

Células y tejidos óseos
El hueso contiene un número relativamente pequeño de células arraigadas en una matriz de fibras de colágeno que proporcionan una superficie para que se adhieran los cristales de sal inorgánica. Estos cristales de sal se forman cuando el fosfato de calcio y el carbonato de calcio se combinan para crear hidroxiapatita, que incorpora otras sales inorgánicas como hidróxido de magnesio, fluoruro y sulfato, a medida que cristaliza o calcifica en las fibras de colágeno. Los cristales de hidroxiapatita les dan a los huesos su dureza y fuerza, mientras que las fibras de colágeno les dan flexibilidad para que no sean quebradizos.

Aunque las células óseas componen una pequeña cantidad del volumen óseo, son cruciales para el funcionamiento de los huesos. Dentro del tejido óseo se encuentran cuatro tipos de células: osteoblastos, osteocitos, células osteogénicas y osteoclastos.

El osteoblasto es la célula ósea responsable de la formación de hueso nuevo y se encuentra en las porciones de hueso en crecimiento, incluidos el periostio y el endostio. Los osteoblastos, que no se dividen, sintetizan y secretan la matriz de colágeno y las sales de calcio. A medida que la matriz secretada que rodea al osteoblasto se calcifica, el osteoblasto queda atrapado dentro de ella; como resultado, cambia de estructura y se convierte en un osteocito, la célula primaria del hueso maduro y el tipo más común de célula ósea.

Cada osteocito está ubicado en un espacio llamado laguna y está rodeado por tejido óseo. Los osteocitos mantienen la concentración mineral de la matriz a través de la secreción de enzimas. Al igual que los osteoblastos, los osteocitos carecen de actividad mitótica. Pueden comunicarse entre sí y recibir nutrientes a través de largos procesos citoplasmáticos que se extienden a través de los canalículos, canales dentro de la matriz ósea.

Si los osteoblastos y los osteocitos son incapaces de dividirse (mitosis), ¿cómo se reponen cuando mueren? La respuesta está en las propiedades de una tercera categoría de células óseas: las células osteogénicas. Estas células osteogénicas son indiferenciadas, con alta actividad mitótica y son las únicas células óseas que se dividen. Las células osteogénicas inmaduras se encuentran en las capas profundas del periostio y la médula. Se diferencian y se convierten en osteoblastos.

La naturaleza dinámica del hueso significa que se forma constantemente tejido nuevo y que el hueso viejo, lesionado o innecesario se disuelve para repararlo o para liberar calcio. La célula responsable de la absorción o degradación ósea es el osteoclasto. Se encuentran en las superficies óseas, son multinucleadas y se originan a partir de monocitos y macrófagos, dos tipos de glóbulos blancos, no de células osteogénicas. Los osteoclastos descomponen continuamente el hueso viejo, mientras que los osteoblastos forman continuamente hueso nuevo. El equilibrio continuo entre osteoblastos y osteoclastos es responsable de la remodelación constante pero sutil del hueso.

Somos Grupo CRYO, empresa especializada en combatir el cáncer de hueso.

×