GRUPO CRYO

Datos sobre el cáncer de pulmón en México

Si tienes problemas o dolor en los pulmones es importante considerar sus causas, síntomas, complicaciones y enfermedades que implican.

Datos sobre el cáncer de pulmón en México

Los pulmones son un par de órganos esponjosos llenos de aire ubicados a ambos lados del pecho (tórax). La tráquea conduce el aire inhalado hacia los pulmones a través de sus ramas tubulares, llamadas bronquios. Los bronquios luego se dividen en ramas cada vez más pequeñas (bronquiolos) y finalmente se vuelven microscópicos.

Los pulmones están cubiertos por una fina capa de tejido llamada pleura. El mismo tipo de tejido delgado recubre el interior de la cavidad torácica, también llamado pleura. Una fina capa de líquido actúa como lubricante permitiendo que los pulmones se deslicen suavemente a medida que se expanden y contraen con cada respiración.

Enfermedades de los pulmones:

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): el daño a los pulmones provoca dificultad para expulsar el aire, lo que provoca dificultad para respirar. Fumar es, con mucho, la causa más común de EPOC.
  • Enfisema: una forma de EPOC generalmente causada por fumar. Las frágiles paredes entre los sacos de aire de los pulmones (alvéolos) están dañadas, atrapando aire en los pulmones y dificultando la respiración.
  • Bronquitis crónica: episodios frecuentes y repetidos de tos productiva, generalmente causada por fumar. La respiración también se vuelve difícil en esta forma de EPOC.
  • Neumonía: infección en uno o ambos pulmones. Las bacterias, especialmente Streptococcus pneumoniae, son la causa más común.
  • Asma: las vías respiratorias de los pulmones (bronquios) se inflaman y pueden sufrir espasmos, provocando dificultad para respirar y sibilancias. Las alergias, las infecciones virales o la contaminación del aire, suelen desencadenar síntomas de asma.
  • Bronquitis aguda: infección de las vías respiratorias grandes de los pulmones (bronquios), generalmente causada por un virus. La tos es el síntoma principal de la bronquitis aguda.
  • Fibrosis pulmonar: una forma de enfermedad pulmonar intersticial. El intersticio (paredes entre los sacos de aire) se cicatriza, lo que hace que los pulmones se pongan rígidos y provoquen dificultad para respirar.
  • Sarcoidosis: Pequeñas áreas de inflamación pueden afectar todos los órganos del cuerpo, y los pulmones están involucrados la mayor parte del tiempo. Los síntomas suelen ser leves.
  • Síndrome de hipoventilación por obesidad: el peso adicional dificulta la expansión del pecho al respirar. Esto puede provocar problemas respiratorios a largo plazo.
  • Derrame pleural: el líquido se acumula en el espacio normalmente pequeño entre el pulmón y el interior de la pared torácica (el espacio pleural). Si son grandes, los derrames pleurales pueden causar problemas para respirar.
  • Pleuresía: inflamación del revestimiento del pulmón (pleura), que a menudo causa dolor al inhalar. Las enfermedades autoinmunes, las infecciones o una embolia pulmonar pueden causar pleuresía.
  • Bronquiectasia: las vías respiratorias (bronquios) se inflaman y se expanden de manera anormal, generalmente después de infecciones repetidas. La tos, con grandes cantidades de moco, es el síntoma principal de las bronquiectasias.
  • Linfangioleiomiomatosis (LAM): una afección poco común en la que se forman quistes en los pulmones, lo que causa problemas respiratorios similares al enfisema. El LAM ocurre casi exclusivamente en mujeres en edad fértil.
  • Fibrosis quística: enfermedad genética en la que la mucosidad no se elimina fácilmente de las vías respiratorias. El exceso de moco provoca episodios repetidos de bronquitis y neumonía a lo largo de la vida.
  • Enfermedad pulmonar intersticial: conjunto de afecciones en las que el intersticio (revestimiento entre los sacos de aire) se enferma. Eventualmente, se produce fibrosis (cicatrización) del intersticio, si el proceso no se puede detener.
  • Tuberculosis: neumonía de progresión lenta causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. La tos crónica, la fiebre, la pérdida de peso y los sudores nocturnos son síntomas comunes de la tuberculosis.
    Síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA): lesión grave y repentina de los pulmones causada por una enfermedad grave. Por lo general, se necesita soporte vital con ventilación mecánica para sobrevivir hasta que los pulmones se recuperen.
  • Neumonitis por hipersensibilidad (alveolitis alérgica): El polvo inhalado provoca una reacción alérgica en los pulmones. Por lo general, esto ocurre en agricultores u otras personas que trabajan con material vegetal seco y polvoriento.
  • Influenza (gripe): una infección por uno o más virus de la influenza, provoca fiebre, dolores corporales y tos que dura una semana o más. La influenza puede progresar a una neumonía potencialmente mortal, especialmente en personas mayores con problemas médicos.
  • Mesotelioma: una forma poco común de cáncer que se forma a partir de las células que recubren varios órganos del cuerpo, siendo los pulmones el más común. El mesotelioma tiende a surgir varias décadas después de la exposición al asbesto.
  • Pertussis (tos ferina): una infección altamente contagiosa de las vías respiratorias (bronquios) por Bordetella pertussis, que causa tos persistente. Se recomienda una vacuna de refuerzo (Tdap) para adolescentes y adultos para prevenir la tos ferina.
  • Hipertensión pulmonar: muchas afecciones pueden provocar presión arterial alta en las arterias que van del corazón a los pulmones. Si no se puede identificar la causa, la condición se denomina hipertensión arterial pulmonar idiopática.
  • Embolia pulmonar: un coágulo de sangre (generalmente de una vena de la pierna) puede desprenderse y viajar al corazón, que bombea el coágulo (émbolo) hacia los pulmones. La falta de aire repentina es el síntoma más común de una embolia pulmonar.
  • Síndrome respiratorio agudo severo (SARS): una neumonía grave causada por un virus específico descubierto por primera vez en Asia en 2002.
  • Neumotórax: aire en el pecho; ocurre cuando el aire ingresa al área alrededor del pulmón (el espacio pleural) de manera anormal. El neumotórax puede ser causado por una lesión o puede ocurrir de forma espontánea.
  • Cáncer de pulmón: el cáncer puede afectar a casi cualquier parte del pulmón. La mayoría de los cánceres de pulmón son causados ​​por fumar.

¿Qué es el cáncer de pulmón?

El cáncer es una enfermedad en la que las células del cuerpo crecen sin control. Cuando el cáncer comienza en los pulmones, se denomina cáncer de pulmón.
El cáncer de pulmón puede extenderse a los ganglios linfáticos u otros órganos del cuerpo, como el cerebro. El cáncer de otros órganos también se puede diseminar a los pulmones. Cuando las células cancerosas se diseminan de un órgano a otro, se denominan metástasis.

El tabaquismo causa la mayoría de los casos de cáncer de pulmón, tanto en fumadores directos como en el humo de segunda mano. Sin embargo, el cáncer de pulmón también se presenta en personas que nunca fumaron y en quienes nunca tuvieron una exposición prolongada al humo de segunda mano. En esos casos, tal vez, no haya una causa evidente del cáncer de pulmón.
El cáncer de pulmón puede causar complicaciones, tales como:

Falta de aire. Las personas con cáncer de pulmón pueden tener falta de aire si el cáncer crece y bloquea las vías respiratorias principales. El cáncer de pulmón también puede provocar que se acumule líquido alrededor de los pulmones, lo que dificulta la expansión total del pulmón afectado al inhalar.

Tos con sangre. El cáncer de pulmón puede provocar sangrado en las vías respiratorias, lo que puede hacer que tosas con sangre (hemoptisis). A veces, el sangrado puede ser intenso. Hay tratamientos disponibles para controlarlo.

Dolor. El cáncer de pulmón avanzado que se disemina al revestimiento del pulmón o a otras zonas del cuerpo, como los huesos, puede provocar dolor. Infórmale al médico si sientes dolor, ya que existen muchos tratamientos disponibles para controlarlo.

Líquido en el tórax (derrame pleural). El cáncer de pulmón puede hacer que se acumule líquido en el espacio que rodea el pulmón afectado en la cavidad torácica (espacio pleural).
La acumulación de líquido en el tórax puede provocar falta de aire. Hay tratamientos disponibles para drenar el líquido del tórax y reducir el riesgo de que vuelva a ocurrir un derrame pleural.

Cáncer que se disemina a otras partes del cuerpo (metástasis). El cáncer de pulmón se suele diseminar (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo, como el cerebro y los huesos.
Cuando el cáncer se disemina, puede provocar dolor, náuseas, dolores de cabeza u otros signos y síntomas, en función del órgano que esté afectado. Una vez que el cáncer de pulmón se disemina más allá de los pulmones, en general, no se puede curar. Hay tratamientos disponibles para aliviar los signos y síntomas y prolongar la vida.

Los cánceres de pulmón generalmente se agrupan en dos tipos principales llamados células pequeñas y células no pequeñas. Estos tipos de cáncer de pulmón crecen de manera diferente y se tratan de manera diferente. El cáncer de pulmón de células no pequeñas es más común que el cáncer de pulmón de células pequeñas.

Síntomas del cáncer de pulmón.

Por lo general, no hay signos ni síntomas en las primeras etapas. Los síntomas del cáncer de pulmón se desarrollan a medida que avanza la afección.

Los principales síntomas del cáncer de pulmón incluyen:

  • Tos que no desaparece después de 2 o 3 semanas
  • Tos prolongada que empeora
  • Infecciones en el pecho que siguen reapareciendo
  • Tos con sangre
  • Dolor al respirar o toser
  • Falta de aliento persistente
  • Cansancio persistente o falta de energía
  • Pérdida de apetito o pérdida de peso inexplicable

Si tiene alguno de estos síntomas, debe consultar a un médico de cabecera.

Los síntomas menos comunes del cáncer de pulmón incluyen:

  • Cambios en la apariencia de los dedos, como volverse más curvos o agrandar sus extremos (esto se conoce como dedos de palillo de tambor)
  • Dificultad para tragar (disfagia) o dolor al tragar
    Sibilancias
  • Voz ronca
  • Hinchazón de su cara o cuello
  • Dolor persistente en el pecho o el hombro

Causa del cáncer de pulmón

Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. Algunos factores se pueden controlar, por ejemplo, dejar de fumar. Sin embargo, otros factores no se pueden controlar, como los antecedentes familiares.

Los factores de riesgo de cáncer de pulmón comprenden los siguientes:
Tabaquismo. El riesgo de cáncer de pulmón aumenta con la cantidad de cigarrillos que fumes por día y la cantidad de años que hayas fumado. Dejar de fumar a cualquier edad puede disminuir considerablemente el riesgo de padecer cáncer de pulmón.
Exposición al humo de segunda mano. Incluso si no fumas, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta si estás expuesto al humo de segunda mano.
Exposición al gas radón. El radón se produce por la descomposición natural del uranio en el suelo, las rocas y el agua y, con el tiempo, se vuelve parte del aire que respiras. Los niveles peligrosos de radón se pueden acumular en cualquier edificio, incluso en los hogares.
Exposición al asbesto y a otros carcinógenos. La exposición laboral al asbesto y a otras sustancias que se demostró que producen cáncer (como el arsénico, el cromo y el níquel) también puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de pulmón, sobre todo si eres fumador.
Antecedentes familiares de cáncer de pulmón. Las personas con un padre, hermano o hijo con cáncer de pulmón tienen un mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Datos sobre el cáncer de pulmón en México.

Según datos de GLOBOCAN, 190,667 casos de cáncer ocurren en México cada año, de los cuales 7811 corresponden a casos de cáncer de pulmón, con una tasa estandarizada de 5.8. En términos de mortalidad, un total de 33,781 muertes por cáncer de pulmón ocurrieron en México desde 2012 hasta 2016. Solo en 2016, 7044 muertes fueron atribuibles al cáncer de pulmón, lo que la convierte en la enfermedad neoplásica de mayor mortalidad en México; Además, el cáncer de pulmón es una enfermedad subdiagnosticada y, por lo tanto, esta cifra podría ser mayor. Las muertes por cáncer de pulmón en México son más frecuentes en hombres, en una proporción de 1.6: 1. El cáncer de pulmón sigue siendo un importante problema de salud pública en México; sin embargo, en los últimos 3 años han surgido datos alentadores que evidencian el esfuerzo que se está realizando actualmente para combatir esta epidemia. La tasa de mortalidad ha disminuido constantemente de 6,4 en el año 2000 a 5,7 en 2016. Además, mientras que el cáncer de pulmón representó el 10,8% de todas las muertes relacionadas con el cáncer hace 20 años, ha disminuido al 7,9% en la actualidad.

Somos Grupo CRYO, empresa especializada en combatir el cáncer de pulmón.

×